domingo, 20 de agosto de 2017

Sinrazón.

Habrá o no razones para creer en Dios, pero cada día hay menos para creer en el ser humano. Odio, ira, venganza: mi capacidad de compresión no alcanza estos extremos. A más viejo más torpe de entendederas o más complicado me lo ponen, a pesar de saber que el ser humano nunca se llevó bien con lo naturaleza. Pregunto, me enseño con libros de materias diferentes, comparo situaciones parecidas y no encuentro explicación. El orden en el que creo es amar primero y luego ya veremos. Amar primero. Porque si uno no ama dos no se aman. La convivencia se complica cuando queremos imponer nuestras creencias, religiones, ideas o lo que sea. El adoctrinamiento nunca fue camino.

Ian me ama, me da patadas pero me ama. Me ama a cambio de un helado, un caramelo o cuando se hace daño. Ian me ama. El amor es interesado a veces, caprichoso; el amor no es para siempre. Hay quien me conoce de ayer y me ama, y hay quien me conoce de siempre y no me ama. O ya no me ama. Hay razones para creer en Dios, pero cada día menos para creer en el ser humano. Y su capacidad tolerante.

Para creer en Dios es necesario tener fe y dar por cierta su Palabra. De mano ya digo que creo en su Palabra porque la historia la escriben los que ganan y yo no quiero perder si puedo ganar. Hasta que la Palabra de Dios no fue dicha no hubo nada, ni universo, ni peces en el río, ni cabras en el monte, ni hombres y mujeres. Ni ciruelos, con perdón. El amor no tiene fronteras pero hay exiliados y extranjeros y sintecho. La fe y el amor es invento humano, por lo tanto, si hay que ir a la guerra yo me rindo. Gracias.

sábado, 19 de agosto de 2017

A Dios pongo por testigo.

¿Alguien sabe cuándo acaban las fiestas en el pueblo de Patricia? No se trata de que la gente no se divierta, que la gente se divierta y sea feliz, pero mi cabeza retumba de tal manera que está a punto de estallar. Las trompetas y los tambores, los petardos. Y porque Cristo ya vino. ¡Sí, Cristo ya vino, yo lo vi, lo llevaban los costaleros de un sitio para otro!. Después de tanto esperar, ¡Cristo viene pronto!, cuando vino, con ese vapuleo y el para y tira sin venir a cuento se irá para no volver. Adiós a las bondades, a las expectativas de vida sana, al amor, a los sueños más hermosos, a la esperanza de ver amanecer un día mejor. Ya no habrá consuelo y podrá irnos mucho peor. Y Jesús decía: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". (Lucas 23:34). Si es por mí, que el Padre los perdone, pero saben lo que hacen. Los mariachis que me cantaron con voz cazallera "Las Mañanitas" a las seis de la mañana lo saben. Gracias.

viernes, 18 de agosto de 2017

Barcelona.

El terrorismo yihadista golpea a España.

Catalunya dolorida llora lágrimas de sangre y se convierte en la voluntad mundial por la paz. Somos lo que amamos, y amamos la paz.

Breve y bueno.

Una amiga de antes (antes de dejar de ser musa para ser poesía), me dijo que cuando escribía largo se trabucaba y se perdía. Eso es cierto, hasta yo me pierdo, y no es la primera que me lo dice, pero solo a ella le haría caso. Y se lo haré si consigo que mi ordenador que me ordena me deje escribir breve y bueno. No va a ser fácil. Sobre todo en un país que naufraga en su propio bostezo. Yo siempre quise ser breve y bueno y despertar el interés de quien me lee, y no digo que en un descuido de mi ordenador que me ordena algún día lo conseguí, pero si así fue, no tuve nada que ver. Si escribo de amor acabo llorando a lágrima viva perdido por un atajo en Les Seniaes. Si escribo de Rajoy acabo gritando pegado al primer naranjo que me encuentro en Les Seniaes. Si hablo de alguien, sin nombre para despistar, porque quiero y no puedo, de nuevo acabo en Les Seniaes buscando la inspiración que disponga en orden mis ideas. Si tropiezo con una mirada clavada en el suelo y no encuentro palabras decidoras... Si me buscan pregunten por Les Seniaes, pero no es menester que me busquen, no me encontrarán, yo solo me pierdo en absurdos comentarios que empiezo y no sé cómo acabar. Escribo largo y me pierdo. Creo que sería mejor empezar y no acabar. O simplemente dar las gracias. O dejar la página en blanco y que cada cual imagine lo que un escritor de talento escribiría. Creo que sería mejor escribir entrelineas. De cualquier forma lo mío es gana, desgana no es porque pongo interés. "El Pampa", José Larralde, diría que no aprendí a resbalar cuesta arriba. Será entonces que cuando escribo me vengo arriba y no bajo ni caigo. Gracias.

jueves, 17 de agosto de 2017

Otra ausencia entristece mi vida.

Ya no es mágico nuestro mundo.
La desmemoria se ha hecho presente como enfermedad incurable y ha levantado un muro infranqueable entre los dos. Se diría que dos se fueron alejando sin darse cuenta y sin darse cuenta fueron perdiendo lo que más querían:
El uno al otro.

¿Cómo me dices eso?

La desmemoria causa estragos al psique cuando uno intenta recordar lo que perdió.
Nos fuimos alejando, amor, queriendo o sin querer, eso es todo.
No habrá caminos, no habrá distancia, no habrá recuerdos, no habrá esperanza.
Todos los despojos de nuestro amor inmarcesible cubiertos por una losa de mármol.
Como si fuéramos dos difuntos desconocidos.

Una señora de bien.

Ayer (qué raro, a mí las cosas siempre me ocurren ayer y no hoy), una señora de bien, acompañada de dos vecinos llamó a mi puerta para que les diera la voluntad para el Cristo de no sé qué ni por qué (mi voluntad está en paradero desconocido, les daría mi última voluntad pero aún no la he escrito). Hay que joderse, desconecto el timbre para que el cartero no llame ni siquiera una vez y ella abre la portilla para aporrear el picaporte de la puerta. No hay derecho.

-Alma de Dios, ¿no me conoces?
-Por eso vengo.
-Pues vuelve con la Shakira y deja Cristo donde estaba.
-No volveré.

El no volveré me sonó a amenaza. Seré mal pensado. No diré que vuelva, pero si vuelve que vuelva con la Shakira o no vuelva. Las fuerzas del orden público no debieran permitir, en nombre de Cristo, llamar a la puerta de alguien que tiene ocupada su casa por la nostalgia. No digo que lo mío sea de hoy para mañana, allá el azahar, pero si el amor que tengo no lo puedo compartir, la fe en Cristo no me salvará. Igual ni quiero que me salve. Con el perdón. Gracias.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dilema.

Un día, llamaron a mi puerta (¡santísima!) y me dijeron que yo me podía dedicar a la política porque tenía madera de líder. Y les dije no. Y persistieron. Y yo que no. Hasta que una, la dueña del partido, se soltó la melena y me dijo que la verdadera razón por la que me ofrecían un cargo de máxima responsabilidad era por ser guapo y fotogénico como Felipe cuando era Isidoro. Vaya, vaya, los patitos, que diría Ian. Persistieron, pero poco, un líder, si lo es, y yo lo soy, se hace de rogar: Si hubieran persistido con la excusa de que tenía madera de líder, y no de guapo y fotogénico, me habría dejado convencer y el pueblo habría ganado porque soy líder de la política sin ser pesimista ni optimista. Y ya me explico para entender la tontería actualizando hechos consumados: Yo nunca esperaría a que los problemas se solucionaran solos como Rajoy, ni nombraría ministros sin ser presidente de gobierno como Iglesias.

Y porque la vida es un tren de largo recorrido, precisamente ayer, y no miento, volvieron a llamar a mi puerta para lo mismo, pero la dueña de antes ahora es dueño y me ofreció, además del mismo cargo de máxima responsabilidad un sueldo inconfesable. Digo inconfesable porque me da vergüenza hacerlo público, no porque complementen el sueldo oficial con dinero negro. Las instituciones públicas no manejan dinero negro. ¡Calla por Dios!. Hoy me gusta más que ayer la idea de dedicarme a la política. La vida está muy cara y cuesta llegar a fin de mes... Ay, no sé qué decidir. (Si se lo cuento a mi esposa seguro que me anima para que acepte. A ella le encantaría ir en coche oficial a las rebajas). Gracias.

martes, 15 de agosto de 2017

Baja de la nube.

El reencuentro es obligado. Me cuentan, y es una voz en grito en el pueblo de Patricia, que tu salud mental va de mal a peor. No había motivos para tanto atropello continuado. Tampoco has sido legal con esos principios que prometiste defender. A pesar de estar seguro que en un principio te ocultaron que llevaba tiempo intentando hablar contigo para que me explicaras los motivos que te alejaron de mí (duele el silencio) no dejé de quererte. También duele saber que con la verdad en la mano te aliaras con la mentira. Eres toda una contradicción. Y a qué santo te encomendaste para hacerme llegar, cuando la verdad se dio a conocer por sí sola, tus disculpas por delegación... Yo no guardo ni regalo rencor, además ya ni recuerdo cuánto hace que cerré el caso. Eso sí, no sigas devorando tu dignidad ni los derechos fundamentales de la gente honrada (primero el uno, después el dos, y así sucesivamente), no saltes las normas, no permitas que todo sea más doloroso. Y deja de cantar por los arrabales, como aquel tango tristón, que te importa un carajo lo que piensen de ti porque entre todos te están enterrando en vida. Y a él, no seas cruel, cuanto menos dile que deje de añadir indiferencia a la mentira que has creado. Yo no soy tu enemigo, tu enemigo eres tú, haz memoria.

Me gustaría ir y dejarte volar con viento de buena madrugada, pero sigues haciendo lo que no debes y tal vez vuelva con otra de tus meteduras de pata de banco: la confección de la lista no tiene nombre: no te dejes llevar. Ojalá y que te vaya bonito y no sufras: Vigila tu salud mental, no juegues a ser más fuerte de lo que realmente eres. Por mi parte nada está perdido, te ofrezco mi corazón y mi ayuda si la quieres. Baja de la nube. Gracias.

lunes, 14 de agosto de 2017

¡Vivan las fiestas del verano!.

En el pueblo de Patricia huele a pólvora, tambores y cornetas, y esas voces desentonadas, demasiado ruido para mi cabeza. El melonero se fue después de hacer el agosto con las últimas rebajas: "5 melones 5 euros", y dan comienzo las fiestas del verano. ¡Vivan las fiestas del verano!. El pueblo de Patricia es un pueblo poseído por los jolgorios, los tradicionales y los que se inventan. Tal vez y llegue el día que se tomen la vida en serio y la excepcionalidad les lleve a protagonizar una historia de buen juicio. (Y ahora, sin lágrimas en los ojos, dime: ¿Al jolgorio llamas hacer pueblo? Entonces, y cueste lo que cueste, te recomiendo contratar al Dúo Dinámico para la fiesta de final del verano. "El final, del verano, llegó, y tú partirás...". Recuerda. El pasado año te quedó una fiesta muy sosa). Gracias.

domingo, 13 de agosto de 2017

En el Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

"La junta general de accionistas del grupo Eulen ha aprobado las cuentas del ejercicio de 2.016 con el incremento de sus beneficios en un 65% y alcanza los 14 millones". (leonnoticias.com. 29/06/2.016).

Doblas una esquina y miedo, cruzas la calle y miedo, te das la vuelta y miedo. La sombra del miedo te persigue y te impide alcanzar una meta. La que sea. Al miedo no le importan tus intereses. El miedo es el miedo y solo le interesa que le tengas miedo, miedo al miedo. Hay quien asegura que solo los ignorantes no tienen miedo. Y los arrogantes y los soberbios y los que te miran por encima del hombro. Me repatea que me miren por encima del hombro. Lo mío es miedo al miedo. Y dudo de todo lo que hago por miedo a que me salga mal o perjudique a alguien. A veces por dudar no hago lo que debo hacer. Yo, y no es por darle la razón a la dama que no me deja ir soy un caso para el estudio en un manicomio. Y he mejorado, de joven tenía miedo a sentir amor o querer simplemente. No digo que ahora vaya por la calle haciendo amigas (tú como siempre), pero una mirada de soslayo acompañado por una sonrisa, o un interés desinteresado: "cómo te va". De salud bien, gracias. No me gusta la gente interesada si no es por amor. Si no tuviera miedo a las consecuencias, desenmascararía a todos los vividores por cuenta ajena y saqueadores del erario público (dejaremos algún día de llamar erario publico al erario). Confieso que tengo más miedo que vergüenza. Sin embargo, a pesar del miedo, no callo ante las injusticias. Todos y todas tenemos en nuestro interior a un pequeño David capaz de derribar a un gigante Goliat. Yo, en la vida alcancé verdaderos logros a pesar del miedo. El miedo me puede por todas las partes menos por una: el pan de mis hijas. Como los trabajadores de Eulen que luchan con los medios a su alcance por el pan de sus hijos. La familia, y los niños primero.

"En el Aeropuerto de Barcelona-El Prat trabajan unos 350 empleados en los arcos de seguridad para pasajeros de la empresa Eulen. Sus sueldos oscilan según la antigüedad y algunos complementos, pero el grueso del personal cobra entre 900 euros y 1.100 euros. Por ello, muchos empleados aseguran verse obligados a hacer horas extras, que se pagan a 8 euros, sumando en ocasiones jornadas de hasta 16 horas". (eldiario.es. 11/08/2017).

sábado, 12 de agosto de 2017

Así las cosas.

Yo no quiero tener razón, me pagan para estar loco. ¿Quién no entiende? Quiero que seas feliz y que derrames amor por tus ojos, que no sufras, y la salud te acompañe al menos hasta que yo muera. Yo quiero eso y no tener razón.

Cuando era niño quería ser mayor y ahora que soy mayor me duelen los huesos cuando va a llover aunque no llueva y los huesos no duelan. Cuando era niño caía y me levantaba y seguía corriendo como si no hubiera pasado nada y ahora que soy mayor caigo y me tienen que levantar y a veces ingresar en el hospital. Cuando era niño era inocente y ahora que soy mayor soy culpable. Cuando era niño creía que los asturianos éramos primero princesas de Asturias y después reinas de España y ahora que soy mayor soy republicano. Ahora que soy mayor soy un cuadro decorativo de gran valor sin pared donde colgar.

Joder, dona, si no espabilo y aprendo de mis errores y de los que no son míos, de todos los errores he de aprender. Y aprenderé porque ya no soy ni mi sombra. Aviso: A los viejos que por vivir los años altos se creen estupendos que vuelvan a ser niños e inocentes o ya pueden llamar al cura y a las plañideras y al enterrador y a sus hijas si aún no se han ido. A poco que se descuiden no tendrán horizonte que mirar en sus amaneceres. Que cada cual arregle su casa lo mejor que pueda. En fin, para qué disimular: quien me conoce sabe de qué hablo. Si muero y resucito ya no será por amor, será por razones estrictamente interesadas, hipócritas, o sospechosamente morales. Gracias.

viernes, 11 de agosto de 2017

Y se ríe.

La dama que no me deja ir me dijo que saliera de casa y que me relacionara con la gente, que las relaciones sociales son estupendas y evitan caer en la depresión. El aislamiento social y la soledad mal llevada atentan contra la vida, en especial la vida de los más viejos. Probe, estudió para eso y quizá pensaba en mí cuando estudió para eso. Eso lo sé yo y lo sabe todo el mundo, lo que no sabe todo el mundo, en particular ella, que Eugenio ha muerto y dona también, y el pueblo no tuvo recambio para Eugenio y tampoco yo lo tuve para dona. Y luego quieren que salga de casa...

Mi esposa también me dice que salga de casa, que vaya al bar a almorzar y chismorrear con unos de una. No salgo de casa porque mi compañía es triste de morir y no tengo derecho a amargar el bocadillo a unos y chismorrear de una menos: yo no soy de esas. Diferente sería que yo supiera lo que ellos saben, entonces sí, o tampoco, porque no tenemos nada en común. Ni campos de naranjos ni sé de fúrtbol, perdón, Ángel María Villar ya no es presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y debo llamar fútbol al fútbol y no fúrtbol. Cada cosa por su nombre. Hay que aprender y ponerse al día, aunque el día sea de otros. Creo que me estoy haciendo viejo más deprisa de lo que tenía previsto. Joder, dona, me estoy yendo y no sé cómo evitarlo. Un problema me tiene atarantado y tiene que ver con la familia. Un problema familiar si no se toman medidas correctoras acarrea graves consecuencias psíquicas y tal vez de longevidad. Se pudiera decir que ya no me queda gaita que tocar en este entierro. En los años bajos dediqué los días a los asuntos inaplazables y en los altos estoy perdido como un poema que no se deja explicar bajo la luz de un descarado plenilunio. Remontaré o no. ¡Mátame camión!. Me ve desparramado por el suelo y se ríe. Y se ríe. (Por la riera se ve bajar a cuatro personas con un ataúd al hombro, ojalá y no llueva ni sea yo). Gracias.

jueves, 10 de agosto de 2017

Remontaré.

Qué amargo futuro el de alguien sin memoria que rompió amarras poniendo rumbo al Este, en un recodo del camino se detuvo, descansó, y siguió el recorrido del sol hasta encontrarse con la noche, se atrevió a llamarla día, y terminó amando incertidumbres y miserias envolviéndose en el silencio para escribir negando hasta la nausea la virtud en la que debería asentarse la verdad y su veneración. ¿Qué extraño personaje puede sentirse orgulloso de su presente a condición de que nadie le recuerde sus olvidos? (Definitivamente no sé qué será de mí, pero sé que no seré de nadie ni tendré ensueños angustiosos por haber hecho lo correcto. Ya amanecerá otro día). Gracias.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Resignación.

Porque de tus ojos la mirada no es la mía
no volveré a escribir narraciones de fábula con tu nombre.
Ni a escondidas como antes, ni a escondidas iré a verte.
(Tu casa ya no es la mía).
Soñador obstinado, te busco, y no apareces en mis sueños.
Y porque sigo sangrando por la misma herida que sangré.

¿Qué será de ti? ¿Qué será de mí?
¿A quién importa?

Por ti sé que existe un universo y la esperanza.
Por ti sé que las mariposas siempre vuelan libres en primavera.
Por ti sé que soy capaz de esculpir mi mente absurda.
Por ti sé que el amor no muere si a tiempo lo improvisa un verso.
Por ti sé que nada volverá a ser como antes.
Por ti sé que eres muy feliz y solo eso importa.

Te dejo ir:
ve con Dios.

El último que apague la luz,
si es que hay luz,
y cierre la puerta,
si aún no la han robado.

martes, 8 de agosto de 2017

Tú cambia de vida.

Te levantas ves amanecer y bostezas. Negativo. Diferente sería que te levantases vieras amanecer y considerases un día ideal para cambiar de vida. Eso sería excelente porque tu vida no es tuya. Pero es una gaita cambiar de vida con lo que cuesta simplemente cambiar el paso. Te acostumbras a la monotonía y ocurre lo que ocurre. Sin embargo, a veces vas a tu ritmo y tienes que cambiar el paso porque si no te atropellan te estrellas. Y la hostia de antología. Es necesario cambiar de vida cuando se agotan las posibilidades de alcanzar un sueño o algo hermoso no suena a nota musical de Bach. Escucha esa voz interior: Cuando amanece y el día no te da ánimo, cuando al abrir la ventana no te gusta lo que ves, cuando el viento viene de cara, cuando el trabajo te amarga, cuando sientes tus piernas flaquear, tú cambia de vida. Cuando un amor se adueña de tu corazón pero te hace mal, cuando lo que sea te perjudica la salud, cuando no sabes qué hacer ni qué decir y no te explicas cómo has podido llegar a esa situación de honda penumbra, tú cambia de vida. Pero no cambies por la vida de otra gente, cambia por una vida que lleve tu nombre. ¿Recuerdas esa tarta de chocolate que te vuelve loca, que te engorda y te perjudica la salud? ¿Recuerdas esa tarta de chocolate cuando vas a comprar pan y la ves recién salida del horno y a pesar de todo eres incapaz de decir no? ¿Recuerdas? Recordar a veces es morir.

Si un ángel visitó a María y le dijo que concebirá al Salvador y lo concibió, y si una zarza ardió en el monte Horeb sin consumirse, ¿comprendes? Cambiar de vida no es difícil si consideras que te está matando. No puedes lograr un día ideal para cambiar de vida si al ver amanecer le bostezas. Existe otra vida mejor: tu propia vida. Por último, aunque sé que no lo entiendas porque vuelves una y otra vez más: por el mismo camino llegarás al mismo lugar. Si quieres ir a otro lugar elige otro camino. Gracias.

lunes, 7 de agosto de 2017

Para que no vuelvas.

"Tanto fue el cántaro a la fuente, hasta que se rompió". (Sabiduría del pueblo). Para que no vuelvas es la excusa que estaba esperando para que no vuelvas. Y no vuelves. No puedo por menos que explicar las razones que te impiden volver. Son mis razones, no las tuyas, ni las suyas que ya son las tuyas. Para que no vuelvas. Y ya me explico.

No digo que me gustaría ser otro porque soy yo, y me he acostumbrado a mí. Yo soy más de todo y más y mejor que otro. Yo soy estupendo. Me di resultado vida y media y no quiero cambiar. Así he ganado el derecho a dar mi opinión sobre el cuento que viene al caso. Pero mi opinión ya está escrita, la escribí hace tiempo a la espera que viera la luz. Se trata de la conveniencia absolutista, el capricho de quien cree que ha ganado lo que no estaba en juego y, ahora, hace y deshace a su antojo. Lástima. ¿Dónde estás que no te fuiste? Es el título del cuento que viene al caso. Nunca sabemos siquiera lo suficiente. Fui razonable, fui lo que se esperaba que hiciera y fuera: tirar la piedra y esconder la mano y mantenerme al margen, o de soslayo que me gusta más. Yo acerté, pero tú no aceptaste, entonces, me voy antes de que me eches. Solo quiero que recuerdes la promesa: mientras viva, amor, mientras vida. (Me explico como un libro en blanco para que mi absurda no me entienda. Mi palabra solo quiere llegar a su corazón).

Porque no olvides tus valores, los familiares, y los que aprendiste fuera de casa. Porque te des cuenta a tiempo y no permitas injerencias lesivas en tu vida. Porque, ciega de amor, sepas responder a los impedimentos que te salgan al camino con sabiduría. Y, sobre todo, cuando creas que es no di no, cuando creas que es sí di sí; tu opinión es tuya y tuyas las consecuencias: asúmelas con dignidad. No te equivoques por nadie porque nadie es nadie. Gracias.

domingo, 6 de agosto de 2017

Agonía.

¿Para qué sirve el amor si por omnipotente decisión de quien se cree el dueño del universo me deja en la indigencia? Quien no sabe a dónde va llega donde llega y llegó a su sitio. Ése sitio está ocupado, estúpido. Y luego hay quien va diciendo por ahí que Dios aprieta pero no ahoga. Desde mi cante jondo solo se me ocurre decir: ¡manda güevos!.

No me quedan vivencias que escribir. Si alguna vez dije que otros tiempos fueron mejores hablaba de amor, y ya no recuerdo, el asunto es grave y va para peor. A veces no soy capaz de explicar mis sentimientos. Quiero y no puedo, no puedo decepcionarme una vez más. Mi mente absurda se niega y todo lo emborrona. Así también muere el amor. No pretendo ser original, nada entiendo, soy apenas una pregunta sin signos de interrogación ni sabiduría, hasta Ian me podría responder si me escuchara. Ian, un cielo de bebé, no está sino para él y La Patrulla Canina.

El asunto es grave y va para peor pero no renunciaré tan fácilmente. Iré en busca de la merecida indiferencia y desde el desprecio me manifestaré contra la impunidad y sus ominosos componentes. Un amor de conveniencia dirá no: él no lo sabe pero dirá no. Lucharé por ello mientras me queden fuerzas hoy y mañana y siempre, mientras me queden fuerzas. Amor: quiero que abras lo ojos, que abra las alas y que vueles libre. Mientras, moribundo, agonizaré con él o no moriré. Pero antes dirá no, dirá no. (Lamento sacar mis miserias a pasear. Con el perdón). Gracias.

sábado, 5 de agosto de 2017

Ojalá.

Ávido vivo desde que solo te sueño,
quizá por ser quien eres,
quizá por ser quien soy.
Quizá porque somos dos indivisibles
que por accidente se consumen en vida.
Ser quien eres y ser quien soy no nos ayuda:
Somos dos que un amor nos cogió por sorpresa.
Somos una gota de rocío al rayar el nuevo día.
Somos un movimiento repentino en el ánimo.
Somos lo que nunca quisimos ser el uno para el otro.
Somos tal para cual.

Yo no estaba preparado:
tú lo estabas pero yo no, eso es todo.
Y a tu ritmo te fuiste yendo sin dejar tu nueva dirección.
Ahora solo te sueño, quizás te estoy soñando ahora 
a mi manera, sin dejar de quererte.

En la Irrealidad silente palpita indecisa un deseo que no se deja cumplir
mientras pliego un barco de papel que quiere navegar en un mar de sangre.
Ojalá el porvenir llegue pronto y alumbre el camino y desencadene otros caminos.
Y te salve.
Y me salve.
Y nos salve.
Ojalá.

viernes, 4 de agosto de 2017

Como caído de las nubes.

Tarde o temprano descifrarás las señales que te envío.
Yo nunca dejé de ser lo que vieron tus ojos al nacer, haz memoria.
Yo soy el que siempre acompañó tus desvelos en las noches más aciagas.
Pero tus maneras de preceder han cambiado sin venir a cuento.
Fundamental ser coherente.

¿Ese amor de ahora es más o menos que el de otras veces?
¿Ese amor de ahora te hace más feliz que otras veces?
¿Ese amor de ahora es el mismo amor de siempre?
¿Recuerdas si amas a ese amor más que antes?
¿Dime quien siembra grillos en tu cabeza?

Intereses creados están organizando tu desastre de banca rota.
No crecerás dejándote llevar sin poner nada de tu talento.

Remembranza de tus besos,
de tus abrazos interminables,
de tu mirada de luna clara,
de tu manantial de risas,
De tu adiós sin esperanza.

jueves, 3 de agosto de 2017

Culpable, Rajoy.

Si una noche se desvela no le doy mayor importancia, aunque sé por la dama que no me deja ir que la tiene porque si no duermo mis neuronas echan chispas. Debo dormir y no duermo. Lo que me impide dormir con normalidad viene de lejos y no es nada nítido, a pesar de que a mis días les sobran los motivos, como al Sabina. Esta noche desvelada como tantas no fue una noche cualquiera, estuve en el delirio escribiendo palabras sin valorar las consecuencias. No es mi estilo, yo siempre mido las palabras que escribo y valoro las consecuencias, pero si alguna palabra se escapa con saña porque las prisas o la RAE no se explica pido disculpas.

Las prisas no son buenas, a no ser para los malos toreros y los ladrones. A mí los toros me gustan, los toreros no, se podían ganar la vida de otra manera que no fuera maltratando a los toros. ¿Quien, enamorado, maltrata al amor? La pregunta se contesta sola. Tampoco es mi estilo meterme con una profesión y más si particularmente se considera Arte. Y los ladrones, los que roban porque si no roban se mueren de frío y de hambre sus hijos, siempre me cayeron bien, y al paso del tiempo mejora mi opinión sobre ellos porque les han negado cualquier alternativa. Otro ladrones, por decir los usureros, siempre me cayeron mal. Y peor al paso del tiempo. Pero cómo, Dios y María, me van a caer bien si Patricia reclamó de su hipoteca lo del suelo y el notario, el registro y yo qué sé pero mucho más al banco y le dijeron que no, pero que había un bufete de abogados muy bueno que se lo arreglaba todo en uno en un periquete. No tardando se lo dirán a Kristel, y por el mismo precio. Hay que joderse. Cuando iba a la escuela, por eso de nacer en la cuenca minera quería ser minero, o abogado si me podía el miedo. Por aquel entonces dabas una patada a un árbol y caían decenas de abogados. Y ahora que no nos quedan árboles porque les prendemos fuego no damos un paso sin que un abogado nos ofrezca defender nuestros derechos fundamentales. En este país hay abogados para parar un tren y ganan dinero a por cientos. A por cientos del querellante y a por cientos del querellado. Todo en uno. Pero si no hay abogado del bufete recomendado no hay caso. ¿Quién es culpable de esta afrenta? Rajoy. Gracias.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Amor del bueno.

A la amiga de ayer que cambió sus caderas de acera le vendría genial hoy, mejor que mañana, mandar al carajo las malas influencias -externas e internas- y volver al amor del amigo que la quiso y quiere. En serio: No te emborriques, te ofrezco amor del bueno. Los puñales metafóricos en la espalda no hacen sangre; y no me vengas con esas que yo no soy de esas, además, sé lo que hay que saber para salir del pozo donde te has metido. Ni tus párpados fueron en ayuda de tus ojos cuando nos cruzamos al doblar la esquina y clavaste tu mirada en el suelo... Estás sola. Sin perder tu legítima autoridad que es tuya y la puedes pasear o delegar o meterla donde te quepa, mi pregunta es la siguiente: ¿Estarías dispuesta en las fiestas de tu pueblo a tomar café y unas pastas de té conmigo? Las pastas de té correrían de mi cuenta, el café de la tuya. Gracias.

martes, 1 de agosto de 2017

El amor sana el alma.

La soledad impuesta.

Está demostrado científicamente que la soledad impuesta tiene efectos negativos en las personas pesimistas. En las personas positivas también, pero menos, a no ser que se pretenda acaparar el universo y gustar a todo el mundo. O no ser capaz de asumir responsabilidades. O dejarse llevar. Sakira es Sakira y solo hay una.

Del éxito a la depresión.

Después de un fin de semana de éxito vuelve a la realidad (¿por qué? Asoma la ansiedad y con ella el amigo gorrón y la depresión sino no es lo mismo. Sin saber por qué una fuerza automotriz bloquea la mente y se siente incapaz de volver a la rutina. Es una de esas situaciones que se dan en la vida con intríngulis caminos vedados a la razón.

Decir de las gentes.

Se comenta por los mentideros del pueblo de Patricia acerca de una amiga ida que cambió sus caderas de acera que de salud mental regular. No quiere salir de casa y cuando sale, porque está obligada a mantener su cotidianidad, se siente vigilada y las calles son estrechas y el miedo y el no poder. Y la cabeza a punto de estallar. Su día es la noche más oscura 24H. O el infierno. O la oposición con mayoría absoluta. (Si aún me lee tal vez sepa de qué hablo).

Lo que nadie sabe de la soledad impuesta.

La soledad impuesta es negativa, eleva los niveles de algo que tenemos en el estómago y tiende a producir efectos indeseados en los adentros. Todo es muy raro. Una investigación científica realizada por una prestigiosa universidad extranjera entre hombres y mujeres de cierta edad sin amigos o con amigos a porcientos los favores que viene a ser lo mismo, demostró que la soledad impuesta disminuye las defensas naturales del psique. La soledad impuesta y mal llevada genera efectos psicológicos que acerca el abandono. Se desconfía de la gente por temor al engaño, el asunto es grave y repercute en la salud mental. Ella sabe que lo sabe todo el pueblo y se pone en lo peor porque la miran de soslayo. Una tragedia. Lo que ella no sabe, ni el pueblo sabe, es que un brazo pegado a un hombro y un beso valen más que todos los potingues de la farmacia. El amor sana el alma. Gracias.

lunes, 31 de julio de 2017

Testigo.

De la RAE, testigo: "Persona que presencia o adquiere directo y verdadero conocimiento de algo".

Ahora que está de moda ser testigo y declarar ante los tribunales de justicia y jurar en falso e insultar a quien pone en duda la palabra del testigo. ¡Qué presencia, qué directo y verdadero conocimiento si en este país todo es en diferido!. Si a mí me llamara un juez a declarar como testigo también mentiría si estuviera en juego mi propia credibilidad. Soy mi credibilidad y si me faltara, si nadie creyera en mí, como esos amores pasados de moda que vuelven sin olvido y con rencor, con la venia y sin la venia mentiría. Quien me lea que sepa que miento más que el Sabina cuando canta. Y a más, mentiría si Rajoy llamara a mi puerta para decirme que había cambiado de piel, como su portavoz de antes cuyo nombre no me viene a la cabeza, y que actualizará los salarios y las pensiones de acuerdo a la subida de índice de precios al consumo (IPC) para no perder poder adquisitivo y seguir ayudando a mis hijas, porque el carrefur no fía, entonces le votaría, yo votaría a Rajoy y me afiliaría al PP en diferido. Y a los sindicatos por levantarse de la mesa de negociaciones por el mismo motivo les diría que Rajoy es él a la gallega o a la riojana y que hágase su voluntad.

Nunca seré capaz de comprender lo que nunca comprendí. Con Franco pasé hambre y de Rajoy estoy que lo vomito. Va por ustedes, señores y señoras de la oposición, ¿están seguros que hacen lo posible para que los trabajadores y pensionistas no perdamos poder adquisitivo? "La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), estima que, con los actuales niveles de gastos e ingresos hasta 2.022 y si no se hacen reformas, la subida que se aplicará a las pensiones será del 0,25%, la mínima garantizada por ley. Esto equivale a una subida de 2,3 euros al mes, apenas 32 euros al año y supone una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas del 7% en los próximos cinco años".

Es inteligente perder la memoria, aunque se le pierda el respeto al pueblo. Todos y todas disponemos de los mejores argumentos para asegurarnos la verdad. ¡Cómo que no!. Es inteligente perder la memoria en el país donde el silencio administrativo y político o cualquier otro silencio, mentiroso, cínico, abusivo o sencillamente estúpido, sin demasiadas gaitas ni honor, porque es la disculpa más socorrida. "Creo que se ha confundido de testigo, señor letrado". Gracias.

domingo, 30 de julio de 2017

Trasmutación.

Nada nuevo a lo de ayer. Del refranero popular: "El enamorado ve en la verruga de su amada un lunar encarnado".

La verdad nada tiene que ver con la razón porque es conforme a la vista de cualquiera y la razón depende de lo que depende y yo soy torpe de entendederas. Traigo de la memoria una verdad al caso: Hace años, me paró un Guardia Civil de Tráfico porque había pisado la raya continua. "¿Yo? Y el guardia que sí y yo que no. De la burra no me apeó pero pagué la multa. Fue, que recuerde, la última vez que la razón estuvo de mi parte. Ahora soy fan de la verdad.

A toda sabiduría le precede un aprendizaje para llegar a la verdad, eso creía, ya no. Antes de que sonara el teléfono otra verdad se hizo presente. Incontestable verdad. Por un tiempo guardé silencio porque mi verdad es mía pero no la defiendo a ultranza: hay otras verdades, y soy su firme admirador. Hay otras verdades y alguna no se tiene en pie. ¿Qué hacer cuando es tanto lo que está en juego? ¿Dormir y callar, como hacía ratita? Mi esposa me había leído la cartilla: ¡señor, sí señora!. Pero Dios y María saben que yo no nací para que una verdad refute a otra sin argumentos. Incapaz de conectar con una verdad que no se tiene en pie, intentaré manejar mejor los intereses de la familia. Y no, señor guardia, no pisé la raya continua, pagué la multa porque me obligó. No pisé la jodida raya. Otra injusticia más.

Uno cree que vive en esta mundo pero este mundo es otro y de otro y otros los intereses. Sin embargo, el reto en la vida es avanzar contra viento y marea si fuera menester para alcanzar la vida eterna. O dicho de otra manera, para que despiertes, amor, si estás dormida. Perdóname. Solo Dios es justo. Gracias.

sábado, 29 de julio de 2017

Acto de fe.

Más sosegado, regreso a los motivos que provocaron los desaires y trajeron los malos entendidos: las mentiras. Las opiniones de unos y otras vinculadas a un mismo interés: Sé feliz. Se trata de una decisión tomada con apaños que cada cual llevó por derroteros diferentes. La verdad solo tiene un camino. O dos. Intransigentes, la verdad de cada uno es la que es y no hay otra. ¿Para qué mentir sobre una verdad que no se discute? Ahondar en la misma historia una y otra vez traerá consecuencias, mientras, como siempre en el amor, uno pierde más que otro. Y los viejos más.

Llevo semanas escribiendo de lo mismo y me pierdo entre tantas palabras iguales, de seguir en este plan, acabaré abriendo una cuenta en facebook. No lo digo yo, lo dice el sentido común responsable de mis actos. Todos y todas somos un poco polvo que lleva el viento. Todos y todas somos protagonista de una historia y un instante que no fue.

De siempre creí que para dar un paso hacia delante había que estar seguro qué cosas intolerables había que dejar atrás para no cargar demasiado la buchaca y estudiar concienzudamente la ruta con el fin de no confundir el camino y sin querer volver al punto de partida fatigado y mareado y con el alma rota. El mismo camino lleva al mismo lugar por más veces que se ande. ¿Qué sentido común? ¡Sálvese quién pueda!. Si es un acto de fe me vale, amor (yo te quiero y creo en ti y además no soy quien para enjuiciar tus decisiones) mientras no te pierda, amor. Mientras no te pierda... y no estoy seguro que no te haya perdido. ¿Tendré que soñarte de nuevo? Confundo tu voz con el sonido del silencio y no sé qué pensar. Aunque no crea en ningún dios, no me condenes al silencio. Gracias.  

viernes, 28 de julio de 2017

Hola tú.

No creas que me he olvidado de ti, pero otros asuntos me tienen atarantado y estoy solo para mí. Y no del todo. Vivo de aquella manera. Las cosas no me van bien. Me fueron mejor que me van. Y no hablo de salud. Pero no es tiempo de cantar tristezas es tiempo de cantar alegrías. Me lees en silencio y sé que sabes algo de lo mío, por eso te quiero. Pero no te vengas arriba, te quiero por eso y por más.

Porque tú también vas atarantada con lo tuyo (ya es tiempo de cambiar esas viejas zapatillas por alas y los ensueños por bendiciones) que no es poco, te sobra lo mío que sería la muerte. ¿Qué me dices si le pedimos al azahar que nos elija un día y juntos nos acercamos al acantilado a ver la espuma que dejan las olas al estrellarse contra las rocas y a las gaviotas caer en picado en busca de su alimento y el olor a salitre; la mar da tranquilidad? Y haríamos caso omiso de la realidad. Sería una buena manera de olvidar lo que no nos interesa recordar.

A veces, cuando pienso en ti, me pregunto si recuerdas la inmensidad del cielo. Desde el acantilado no solo se ve la mar, también se ve la inmensidad del cielo. No has de tener miedo mirar al cielo, me tendrás a mí cerca: digo yo que entre los dos abrazados hagamos uno que se tenga en pie. Quizá llevas demasiado tiempo mirando hacia abajo... Si el azahar nos concediera el deseo juntos respiraremos profundamente y guardaremos silencio y miraremos el cielo y reconstruiremos con las nubes lo que nos venga en gana. ¿Cuánto hace que no haces lo que te viene en gana? Nos estamos yendo sin darle importancia a las cosas buenas que las tiene la vida. Me encantaría revivir contigo el diálogo de nuestros mejores momentos. ¿Recuerdas que vivo en el mismo camino por donde transita el sol? Y tú por donde transita la luna. O al revés. Nunca supe medir la distancia entre dos puntos tan alejados entre sí. La imaginación me salva. Creo que no tengo más que decir, además, por mucho que quiera y te quiera no dejo de pensar en mí. Deseo que te vaya bonito. Volveremos otro día cuando las cosas vayan a mejor si no van a peor y hablaremos del amor, la santa poesía, de nosotros, y de lo que se nos vaya ocurriendo. En el acantilado, recuerda. Te quiero. Gracias.

jueves, 27 de julio de 2017

Amar y callar.

"Solo se debe hablar cuando se tiene algo que decir más valioso que el silencio". Abate Dinouart. (El arte de callar).

Pasan los años y domino mi vocabulario a la vez que me doy cuenta que es mejor callar que hablar. O callar antes de hablar. Hablar con quien se conoce es tan sano como insano. Si es por teléfono ni hablamos. La última vez que hablé con ella por teléfono se quedó sin batería (y yo sin tarjeta de memoria) y me colgó (literal). Aún tengo la duda si fue el teléfono o ella la que quedó sin batería... Antes de dona tuve otro perro en una huerta que tenían mis padres. Apenas era un niño, con eso quiero decir que Alexander Graham Bell no había nacido, y cuando le daba de comer, llevaba un bocadillo para mí y comíamos juntos y luego jugábamos a la pelota y nadie nos interrumpía. Eran otros tiempos, ni el reloj tenía la importancia que tiene ahora. No debemos impacientarnos porque hay tiempo para todo: para callar, para hablar, incluso para lamentarse por lo que hablamos de más. (Amor, no es debilidad callar si nos obligan a hablar con ligereza. Sea quien sea). En líneas generales hablar es arriesgado. Solo en el silencio somos dueños de nosotros.

A veces hablamos y no nos damos cuenta que no hacemos más que derramar palabras y diluirnos en nuestro propio discurso, de manera tal, que acabamos perteneciendo a los demás. Mejor callar.

A veces hablamos con personas torpes de entendederas y aunque nos partan el corazón, hay que hablar y hablar y hablar hasta la saciedad a pesar de las consecuencias. Aunque nos partan el alma. Nunca callar.

A veces nos vemos obligados a hablar con alguien de algo que nos interesa y esa es otra. Tenemos que intentar que el interlocutor nos preste atención. Hay gente incapaz de mantener una conversación interesante. Esa gente existe.

A veces, porque tenemos que hablar, conviene pedir plácet al silencio y tomar precauciones, por ejemplo: hablarle al espejo. O componer un tango tristón y cantarlo bajo la ducha. O ir a un mar y orar para lo que se tenga que hablar no caiga en saco roto. O llorar de tristeza porque el saco estaba roto. Ante las habladurías hay que tomar precauciones.

Y a veces, porque la persona con la que hablamos es incapaz de mantener su palabra de amor; porque todos y todas nos conocemos; porque hablar es una pérdida de tiempo: Amar y callar. Y que sea lo que Dios quiera. Gracias.

miércoles, 26 de julio de 2017

Ladrón.

Lo dice la RAE. Ladrón: "Que hurta o roba".

A los académicos de la RAE los presiento un poco de aquella manera, escasos de imaginación, o como si temieran por su silla. "El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan". (Pablo Neruda). Si hablamos de buscar una acepción ajustada a la realidad, porque aquí, en este país al menos, hay más ladrones (timadores, mangantes, chorizos, atracadores, maleantes y etcétera) que gente honrada, no nos vale "que hurta y roba", hay que explicarse mejor porque ladrón (a mansalva ladrones), siempre los hubo, pero antes se los llamaba por su nombre: Ladrón, y lo metían en la cárcel. Y ahora, ay, ahora les llamamos "señor", "señora", "alcalde", "señoría", "ministro", "presidente" y les pagamos sus "descuidos" con nuestros impuestos o con lo que hurtan (ocultan, compran y venden a porcientos, pagan a testaferros para que les contraten "fondos de pensiones" en paraísos fiscales y etcétera). Hurtan y roban (y se ríen de la ley y su justicia con pérdidas de memoria: "no sé", "no recuerdo", "no me consta"), y no pasa nada para lo que debiera pasar. Recuerden, el negocio viene de lejos y es redondo. Gracias.

Aclaración a la tontería: Un testigo en un juicio está obligado a decir la verdad; mentir conlleva pena de prisión. Falso testimonio, perjurio, quebrantamiento de la fe jurada. Eso. Se trata de un delito cuyo carácter es doloso, lo cual quiere decir que el sujeto debe cometerlo siendo consciente de que está faltando deliberadamente a la verdad. Y prescribe a los cinco años. "Cuan largo me lo fiais, amigo Sancho". (Cervantes por boca de don Quijote de la Mancha).

martes, 25 de julio de 2017

No cambiaré mi querencia.

Supongo que si le pido a María, la Magdalena, que confunda mi mente absurda más y mis sentimientos atarantados los confunda más también. Supongo que si María, la Magdalena, quisiera, no me estaría echando a perder. De seguir en este plan, permitiré a la dama que no me deja ir que ponga remedio a este sinvivir con potingues, además, no me queda tan mal esta cara de idiota. No sabría elegir. Qué bueno sería si no necesitara tener respuesta para todo, que las cosas fueran como son y no le diera más vueltas. Qué bueno sería que la inspiración llegara con el nuevo día y si no me interesa no despertar hasta que otro día me interese. Qué bueno sería poder expresar mis sentimientos desde el mismo lugar que el amor me dejó por si pudiera abrazar el mismo recuerdo, otro no, ni de otro. Yo me aguanto, por eso, sería de justicia que se aguantaran los demás. Joder, dona, para qué sirve el perdón sin merecerlo. Para qué el castigo. Para qué sirve el amor si hay que rogar por él. Igual que las mariposas buscan de las flores sus adentros yo busco la mirada que fue mía para enseñarla a mirar hacia abajo. No quiero reparación, quiero lo mío si sigue siendo mío, si ya no lo es lucharé para que vuelva con todas mis fuerzas, pero no se irá de mí ni permitiré que sea mío, solo mío. Estás palabras no serán del agrado de alguien que quiere del amor la exclusividad. Qué poco me conoce y que poco sabe de lo que soy capaz de hacer por amor. No logrará con su martingala alejar el amor y su poesía de mí.

Soy hombre, soy padre y una mujer es madre. Somos lo que siempre fuimos, antes de que naciera ya éramos lo que somos. Ante los hijos yo me muerdo la lengua con o sin razón, pero escribo el día que me gusta vivir, y las cosas que están mal siguen mal si no se arreglan. Antes quería, yo siempre quiero, ahora quiero que me quiera quien me quiso si ya no me quiere. Pronto sabrá, yo me encargo, que se puede amar a una y otra persona sin dejar de amar a quien se amó. Dicen que hay un solo amor verdadero, yo digo que hay cientos de amores. Unos mejores que otros, amores en todo caso: de alguna manera hay que llamarlos. (Otro día hablaremos de amores de conveniencia). Gracias.

lunes, 24 de julio de 2017

¡Que me ahorquen si te entiendo!.

Un borracho o un niño, no le demos vueltas al tema. Hablo de mantener una relación de amor sincero: ni te engañan ni te miran por encima del hombro. Simplemente se debe tener la precaución de que el borracho no se muera de una borrachera y al niño no crezca y se haga adulto (adulto de edad, quiero decir). Lo del borracho es posible, lo del niño imposible. Los niños se hacen adultos forjando su personalidad y la facultad de decidir y ordenar su propia conducta, por lo general al margen del sentido común. Un niño pasa por diferentes fases en la vida, primero no dan un paso sin su padres y después se avergüenzan de ellos. El humano ser es complicado, especialmente los niños cuando dejan de ser niños para ser adultos de edad. Los borrachos no tanto, solo son complicados cuando están cuerdos.

Un hombre, y si digo hombre digo mujer, a poco que se creen autosuficientes (o alguien les diga que lo son), además de estupendos, cultivan el peligroso arte de engañarse y engañar. Mal asunto generar desconfianza en la gente. "La primera vez que me engañes, será culpa tuya. La segunda será culpa mía". (Proverbio árabe). Sin embargo, el amor todo lo puede, lo malo, que el tiempo corre y el reloj no tiene marcha atrás. Hablando de marcha atrás, curioso para lo triste de morir que soy que me venga a la memoria un chiste del genial Gila: resulta que un coche no tenía marcha atrás, no recuerdo ni la marca ni el nombre del coche, solo que no tenía marcha atrás, y si ibas a Sevilla, para volver, tenías que comprar otro coche. Supongo que por aquel entonces los urbanistas no habían inventado las rotondas. De cualquier manera volver siempre fue y será complicado. Y más si te enrocas o te animan a enrocarte.

Las personas, por lo general no cambian, cambian las circunstancias y sí, doblegan su voluntad. Ortega y Gasset, a modo de consejo para quien cultiva la literatura (el literato), dijo: "Uno tiene la obligación de despertar la atención de los desatentos y hostigar la modorra de la conciencia popular con palabras agudas e imágenes tomadas del mismo pueblo para que ninguna simiente quede vana". (Si yo fuera literato capaz de despertar la atención de los desatentos les enseñaría el camino de vuelta a casa para retomar el amor y abrazarse y quererse como siempre y mucho más. Y de venir sin prisa, tomar café y unas pastas de té, o hacer merienda cena y confundir el día con la noche). Gracias.

domingo, 23 de julio de 2017

Gracias por estar aquí.

Te conozco bien. Tanto que ya te quería antes de nacer. Mira si te conozco bien. Y desde el mismo día te amé como nadie puede imaginar. Dibujé tu cara y tu cuerpo antes de que nacieras. Eres mi universo, eres lo que siempre deseé que vieran mis ojos. Mi amor no fue creciendo porque ya no cabía en mí, el tuyo aún sí; y con el tiempo me llegaste a querer tanto como yo a ti. Y fui conociendo tu carácter y todo lo demás que aún no supe ponerle nombre. Si volvieras a nacer ten por seguro que nacería contigo para no perderme ni un minuto de tu vida (sé con quién tengo que hablar) y sería lo más parecido a ti, como eres hoy. Y para siempre mía. Aunque vivas solo en mi recuerdo. Gracias por tanto amor recibido. Gracias por hacerme tan feliz. Gracias, y no olvides nuestra última promesa: Gracias por estar aquí.

El día que me vuelvas a querer.

Soy persona tranquila con los oídos atentos para escuchar, libre de odios y de corazón noble, firme en mis principios, fraternal, apacible, sencillo, solidario, cordial, enérgico. Por ser así o intentar ser así luché e hice frente a lo malo que vino sin avisar y me pudo, otras veces lo vi venir y lo evité o superé. Al fin venció el amor. Una vida da para mucho.

Amor: Nada quiero que nazca porque nada ha muerto.
Amor: No hay contrapeso para la balanza que compense el amor. El amor no es cuarto y mitad de nada.
Amor: Nuestros días fueron felices, confidenciales, secretos, nuestros días fueron nuestros y de nadie más. 
Amor: El fin que todo lo justifica no existe. Ni en el amor de conveniencia debe existir pero existe.
Amor: No quiero que en un cruce de caminos te dejes llevar y confundas tu camino y tus pasos.
Amor: No quiero perderte ni acostumbrarme a esperarte.
Amor: No quiero llamar a tu puerta sin estar adentro.
Amor: Tengo miedo.

Cuanto antes, conviene sacar a pasear una esperanza para abrazar una ilusión, una utopía, una lección de vida que nunca olvidemos. Cuanto antes conviene encontrar una esperanza que nos salve. Nos mueve la esperanza.

¿Dónde estaba Dios el día que te fuiste?

sábado, 22 de julio de 2017

El secreto mejor guardado.

Es bueno cambiar de aires, "renovarse o morir", lo que no es bueno es huir con el siroco, ese viento huracanado del Sahara. No valen los silencios ni los cuentos chinos, no vale irse sin decir adiós, sin aclarar las cosas. "Si me queréis irse", decía Lola Flores. ¿Es eso? Si me queréis no te vayas amor, a no ser que hayas dejado de quererme.

Ciego de amor, las circunstancias me obligan a retroceder en el tiempo, algo que hace media vida que no hago para saber si un pormenor, una reclamación, un silencio administrativo o qué sé. Joder, ni siquiera sé por dónde empezar a buscar. La decisión está tomada. De tanto escribir lo que siento, lo que quiero, y lo que no escribo porque me faltan palabras leo; hay libros muy buenos y a veces encuentro lo que busco: necesito la verdad que me devuelva la razón. En busca de la razón el azahar puso en mi mano una novela de crímenes, ni me imagino qué argumentos expuso la razón para obligar al azahar a poner en mi mano tan macabra novela... En cada página un crimen y en cada capítulo un suicidio. Esa novela no ganará un premio literario pero solucionaría la financiación del sistema de pensiones.

Nada que salve mi estado de ánimo condenado a su suerte. Nada que me libre de esta condena, ni un descuido, una fuga, un túnel al exterior... Ni un carcelero que se apiada de mí. Nada que me devuelva el amor de un día que era mi ventaja sobre otros amores. Yo no pido ni pedí la ventaja sobre otros amores, la tuve, pero yo no la pedí, y sabía que no sería para siempre. O sí, el mío sí. Mientras, hay mucho amor que regalar, que compartir, pero el eco devuelve mi palabra escrita al teclado y una pregunta lleva a otra: ¿Será cierto? ¿Seguro que no es una pesadilla angustiosa? No me importa ganar enemistades que me alteren, antipatías inamovibles, yo no quiero caer bien a todo el mundo, sería patético, solo quiero saber por qué todo ha cambiado de repente en mi vida. Gracias.

viernes, 21 de julio de 2017

Siniestro total.

Viene el titular: Siniestro total, al comentario de hoy, porque mucho se habla del medio ambiente y no es para menos. Le estamos haciendo un daño irreparable. Pues bien, me siento reflejado en él. "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Como si el medio ambiente hubiera cumplido su misión y para qué más, convirtamos en vertedero el océano, prendámosle fuego al monte, quememos los minerales del centro de la tierra hasta que desaparezca el sol y etcétera. Igual yo o parecido: Estoy desencajado por fuera y roto por dentro. Supongo que también he cumplido mi misión.

En los años altos uno espera que ocurra lo peor, aunque la esperanza de que ocurra lo mejor existe. Lo peor llega sin avisar, también lo mejor a veces, pero se hace de rogar. ¿Si le perdemos el respeto a la vida, qué más nos queda por perder? Yo quiero un futuro mejor para Ian y para su hermano por nacer, pero también para todos los hijos e hijas de este planeta echado a perder. ¿Cuándo fue que olvidamos que el medio ambiente es fuente de vida? ¿Cuándo fue y por qué? ¿Cuándo fue que dejamos de ser humanos para ser autodestrucción? No nos queremos.

De un tiempo a esta parte ando con el viento de cara y no sé dónde resguardarme. En los años vividos me sentí muy cerca de la felicidad si no llegué a tocarla; sinceramente creo que sí, es más, estoy convencido de que realmente fui, y soy feliz. Lo que ni por asomo creí, soñé, o lo que sea peor e imposible de cumplir, que en los años altos estuviera más cerca del desamor que del amor. El fundamental el amor en mi vida. Quizá debiera tomar medidas, pero apenas tengo fuerzas, además, no depende de mí. Lamento estar como estoy, lamento sacar mis miserias a pasear, lamento haber perdido la fe en el humano ser, y lamento saber lo que debo hacer (tengo elaborado un plan en mi mente hasta el último detalle para que acabe este suplicio como el último de los suplicios pero tengo mi palabra comprometida con la persona que más amo en la vida). Lo dejo, quisiera seguir, me hace bien el desahogo pero aún no soy responsable de mis actos. Gracias.

jueves, 20 de julio de 2017

Surrealismo inconsciente.

"Hay hombres que luchan un día y son buenos, otros luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero están los que luchan toda la vida, y esos son los imprescindibles". (Bertold Brecht).

Naturalmente que hay hombres que luchan toda la vida y son imprescindibles, pero también mueren, y quizá mueren los primeros; de hecho se van los primeros y no enterrador tienen que los entierre. Hay mujeres imprescindibles pero son vapuleadas y no se les reconocen sus méritos y se catalogan como las que no dieron palo al agua en su vida. El asunto es ese. Y basta que alguien diga para mí y rompa la nomenclatura que entre todos y todas fueron creando al paso de los años: La familia. Memorables los años. No se fíen del primero que llame a su puerta ofreciéndoles amor eterno porque nada es eterno. A no ser en el cine, y por dos horas. En el cine todo es posible, en la vida no. Por unos euros vas al cine se levanta el telón y eres inmortal, la bella durmiente, o lo que quieras ser con solo elegir la película que cubra tu quiosco de necesidades. Eso es el cine, la vida con desahogo hasta que se baja el telón y se encienden las luces y vas en busca de la realidad que te espera impaciente. La realidad es tuya, es la que es, y no te abandona te pongas como te pongas. En la butaca embutido en el personaje eras inmensamente feliz y ahora... Si fuera verdad que sus dones desbordan todas las desgracias me haría monja de clausura.

Maldigo el cine por ser verdad escasas dos horas... hasta que baja el telón y se acabó. Luego se encienden las luces y salgo de mi personaje para volver a la realidad de las cuatro paredes de mi oscura habitación. Ni recuerdo la última vez que fui al cine. A los viejos y a los niños no se les quita un caramelo en el mejor saboreo. Nunca la depresión fue tan descorazonadora. Nunca el amor fue la peor malquerencia. La insoportable levedad del ser. (Es la manera que se me ocurre para explicar el surrealismo inconsciente que estoy viviendo). Gracias.

miércoles, 19 de julio de 2017

Dello con dello.

Hoy, en la noche desvelada, he decidido, porque no hay manera, mudarme a Les Seniaes. De un tiempo a esta parte las cosas no me van bien y mi compañía es toxica. Mejor estar donde nadie me ve. La salud me acompaña, de salud bien, gracias. De otra manera, y hablo de amor, mal o rematadamente mal: es el motivo por el cual hago la mudanza. No estaré mejor que en casa, pero nadie verá mi rostro desencajado. Reposaré mi cuerpo en la misma piedra donde Eugenio me enseñaba su sabiduría de vida sana por si en un descuido algo queda alrededor: necesito saber por qué si di todo por amor me encuentro en este disloque desesperado. Veré, si se deja, de las flores la más bella, la violeta discreta que me prometió cumplir un deseo para que lo salde mejor hoy que mañana. Y dirigiré la mirada al cielo sin rencor, vislumbraré la luna y recordaré que dona murió sin conseguir levantarle la falda. Joder, dona, esto no es vida ni nada que se le parezca, no puedo seguir así, ni escribir en estas condiciones, he de intentar resurgir, aprender de mis horrores porque no levanto cabeza. No me siento capaz de hacer bien las cosas, tan siquiera permito matizarlas a quienes de buena fe se acercan a mí. No soy yo ni mi sombra. Después de haber tramado miles de excusas que no alcanzaron su propósito, atragantada mi voz pero con pose creíble a la razón para no contrariar la experiencia, no sé cómo puedo sentir en mis adentros esta situación de ausencia sin haberme ido. Compactado en llanto sin ser capaz de despertar del mismo sueño un día y otro más esperando tal vez un amanecer diferente, hasta mi nombre solloza.

Cuando vivir pasa a ser oficio, un oficio de atención al teléfono que no suena, y si no suena no suena, ya los muertos hacen cola para entrar en el cielo. Después de tantas esperanzas entregadas, tantos versos rendidos, cancelados los sueños más hermosos, desquiciada la nostalgia al ver tanta memoria esparcida por el suelo. Después de tanto... Lo peor del amor es cuando se va sin decir adiós pero algo queda. Y mientras, la cuerda sigue subiendo y el ataúd sigue bajando. Gracias.

martes, 18 de julio de 2017

Christine Lagarde dio en loco.

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), se muestra favorable a que en España las pensiones se mantengan congeladas y se completen con planes de pensiones privados. (EFE).

Dejarla, esta mujer dio en loco. Ni palabra.

Patricia está preñada.

Ian no está y Patricia no vino. Me cuentan en la panadería que está acondicionando una habitación para el bebé que está por venir. Patricia está preñada y no sé si de seis o dieciséis meses, ni siquiera sabía que estaba preñada. Eso es bueno. Malo es que me entere en la panadería de que voy a ser abuelo de nuevo. No digo que el alcalde del pueblo de Patricia me ponga al día de los acontecimientos natalicios que han de venir por carta, de puerta a puerta o por los altavoces de los edictos, pero digo yo que Patricia cuanto menos sí, y no estaría de más. Parece que es para pronto porque tiene pintores en casa, un carpintero y no sé si más. Patricia está en fase de preparativos. En los años altos me limitan la información como si fuera una vecina cualquiera que ya se enterará cuando nazca el bebé.

Patricia: No me tengas al margen de lo bueno que te suceda, de lo malo tampoco, pero de lo bueno particularmente; ando sobrado de malas noticias y las buenas se agradecen, además, aún soy capaz de echar una mano, no hablo de subir cargas pesadas por la escalera sin ascensor, hablo de elegir muebles, cortinas, el color de la habitación: azul si niño, rosa si niña. De viejo sé mucho de casi todo. Un padre quiere saber y la panadera dice que quizá mañana. Otra tristeza enterarse en la panadería que Patricia ha concebido y tiene un feto en el vientre. De una noticia maravillosa hacen una decepción, un desengaño, otra experiencia amarga. No me lo explico y no doy abasto. Descorazonador.

Será niña o será niño, será lo que Dios quiera pero que venga bien: eso me dijeron en la panadería acerca del bebé de Patricia que está por nacer. Antes, cuando uno quería saber preguntaba en casa o iba a la escuela, ahora va a la panadería. A veces, por amor queremos justificar lo injustificable. Por alguna extraña razón ya no soy persona de fiar. Pero hay más: si es niña como si es niño saben cómo se llamará, y la panadera lo sabe, pero Patricia no quiere que se sepa hasta que llegue el día. (Lo que se ha de saber se sabrá, es cuestión de tiempo y paciencia). Gracias.

lunes, 17 de julio de 2017

¿Por qué a mí?

No soy mala gente, los amigos que me conocen darían fe de lo que digo si no estuvieran muertos; los amigos, si lo son de verdad siempre se van los primero. Joder, dona, me repito demasiado, escaso de imaginación, si las noticias que me llegan a borbotones no cesan daré en loco. Todo son malas noticias. Ni María Magdalena ni amor por qué te fuiste. De la crisis económica a la depresión mayor pasando por el desamor. Tal vez debiera soñar con la muerte.

A esas personas que les importa un carajo los sentimientos de la colindancia, que se miran al espejo y no pasan los años por ellas. A esas personas tan estupendas les digo que se vayan con viento fresco y que me dejen vivir en paz. Si yo a ellas no les canto ni la parrala sí ni la parrala no, por qué ellas a mí me cantan sus desgracias. Además, si no me importan ellas menos me importan sus desgracias. Pero qué ganan haciéndome daño y derramando lágrimas de cocodrilo en la alfombra. Me están echando la alfombra a perder con lo que cuesta la tintorería. Si al menos fueran a derramar sus lágrimas de cocodrilo al río con los otros cocodrilos y no a mí casa. Vienen a mi casa como verdaderas plañideras para que les compre una verdad, como si una verdad arreglara el suicidio colectivo que les espera a poco que se conozcan las últimas encuestas. ¿Verdad que no se imaginaban que hablaba de política? Ni yo. (De momento oigo una voz lejana y solo puedo callar, pero algo está cociendo a una ebullición excesiva y está a punto de estallar). Gracias.

domingo, 16 de julio de 2017

Tú pediste solo para ti.

Le pediría al informático del PP que destruyera mis recuerdos recientes. También tendrías que destruirlos tú. De mis recuerdos recientes uno tiene dos versiones. Una versión presta su atención en el mentideros del lavadero municipal y la otra es muda. La versión que se conoce, la dañina que tú has difundido y aviva la maldad en tu entorno, duele el alma de una persona que me toca de cerca: lo sabes tú y lo sé yo. Esa versión dañina inyecta a tus subordinados de resentimiento hacia ella. Te lo dije: a mí me puedes desdeñar, nunca te dejaré de querer, pero a ella ni la menciones.

No niego la decepción que me provoca tu comportamiento. Mi palabra quiere decir, no de una y otro, culpables de los desprecios (¿no te enteras) sino de ti, y de la promesa que juntos echamos a andar un día. Ejecutan su ira y yo cayo. Si mi palabra te hace daño corrige tus horrores, pon orden en esa casa, no permitas ese comportamiento degradante desde su posición dominante hacia ella. Cuida mi palabra escrita que golpea y acaricia. No alcanzo a comprender las razones que te impiden actuar conforme a derecho. La ley que prometiste cumplir. Tan triste, como la cara triste que luces de los entierros. Por cierto, me cuentan, y no sé porqué me lo cuenta a mí, la fuente es otra, créeme, que a tus dueños ya no les interesas: ponte en lo peor, pero eso ya lo sabías. Lo que no sabes, es que no encuentran palabras para darte las gracias por los servicios prestados. Te clavarán un puñal por la espalda, lo típico, ¿recuerdas?

El futuro que ha de venir se me antoja complicado... El creyente está convencido de que Dios todo lo puede y al final del camino permitirá volver al amor que tanto te preocupa, a pesar de saber, que ese amor no volverá mientras sigan los desprecios, y cuando vuelva volverá sin poesía. (¿En verdad no te enteras? "Tú pediste lo que quisiste más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas y éstas son necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman y purificarla de plagas que la arrasan”. Nahúm 1:7. Tú pediste solo para ti. Gracias.

sábado, 15 de julio de 2017

Ni Sigmund Freud.

No soy de mucho echar la vista atrás pero a veces conviene porque la palabra es la condena de los embaucadores, de los manipuladores y de los que alucinan en colores. Viene el comentario al caso porque hay personas que cantan miserias y llegan al alma de la gente que más quieren buscando amparo... Todos pasamos malos tragos, pero como son nuestros y no de otros, débenos ser nosotros los que traguemos los malos tragos sin atragantarnos. No niego un desahogo llegado el caso con quien más nos quiere, pero filtrando el trago de cosa sólida para que no sufra.

Una amiga ida, no sería digna de mención si no se hubiera ido, llega a casa cantando la misma miseria un día y otro y otro ¡qué horror!. Y quien más la quiere a fuerza de cantar la misma miseria la creyó sabiendo que miente más que un tango llorón. Ni siquiera es una miseria, es un descuido subsanable. Guste o no, conviene decir la verdad para no hacer daño a quien sufre llegado al alma el descuido disfrazado de miseria. ¿Se comprende? Me cuesta creer que se comprenda. Porque ella es de arreglar las cosas como las arregla Rajoy, por aburrimiento.

El caso es que irremediablemente el tiempo pasa y la miseria dejó de ser miseria y se convirtió en el afecto que fue, y a punto de volver al amor de dos, porque la vida da muchas vueltas, la miseria se convirtió en castigo de convivencia: ¿Alguien comprende que dos personas se tengan que ver a escondidas para amarse? No hablo de salir del armario, hablo de dos amigas que se quieren y eso es todo. Qué poca cabeza, no hay quien lo niegue, y qué poca vergüenza sabiendo que fue un lapsus, dejarlo ir para que solo se convirtiera en un derrame de sangre del corazón. El caso que ahora hay quien niega la palabra y no sabe por qué. Le mintieron descaradamente. Y mientras, la cantante afónica, el muerto en el cementerio y el cura esperando el responsorio. Un desliz verbal lo tiene cualquiera, entonces, cuando se tiene, conviene corregirlo cuanto antes para que no se convierte en mal enojo. El caso se desbocó como una esposa con un ataque de celos. Ni Sigmund Freud. Gracias.

viernes, 14 de julio de 2017

En este día enfermo.

En este día enfermo, metastásico,
el alma plora.
Y el corazón se ha hace añicos.

Un adiós se ha hecho presente
y eso es todo.

Un amor ha dicho adiós y nada queda.
Queda el vacío sin voz.
Queda el eco inexistente.
Queda el camino con olvido.
Queda el desgarrador silencio.
Un amor ha vuelto a su relicario de amor.

Y yo vuelvo desnudo a mi mundo.

Cara de viernes.

Ayer te vi apoyada al buzón de correos, te vi parlanchina, como siempre: parecías feliz. Curioso que te miro y te vea tomando café apoyada al buzón de correos, pareciese que tienes poca faena, o coincide porque salgo poco de casa. Es bueno, ese trabajo embrutece. Te vi de buena mañana cuando fui a la panadería, por cierto (no me hagas mucho caso, que los rumores no alcanzan el grado de veracidad necesario para convenir una verdad, aunque de tanto dale que dale y dale algo queda. De eso sabes tú más que yo. De eso y de todo lo demás, como Rajoy: "todo es mentira menos lo que dicen que es verdad"), oí a dos hablar acerca de una convocatoria para estafeta de correos. Sería una gracia que te presentaras y aprobaras y abrieras una estafeta de correos justo donde está el buzón de correos. Como en casa, ¿verdad? No miento, y si miento es por boca de dos en la panadería. Desde luego sería una gracia, además de una suerte trabajar en lo que más te gusta. Perdona, deduzco que te gusta porque siempre que te miro y veo estás en el mismo lugar y con la misma gente tomando café, como si no tuvieras otra cosa que hacer. Que igual no.

Si comiera pan cada día (el pan, como la vida sedentaria engorda), no tendría problemas para escribir sin inspiración. Lo digo porque justo ayer, una joven me paró para decirme (es una joven de fuente fidedigna, no panadera), que una mosca cojonera te zumba en los oídos. Cosa mala que una mosca cojonera te zumbe en los oídos. También a mí me zumba en los oídos, y no una mosca cojonera sino un tren de cercanías, con decirte que duermo con dos transistores pegados a las orejas. Bromas aparte, no me negarás que lo nuestro dura demasiado, demasiado poco duró lo bueno y demasiado mucho está durando lo malo. Y deja de ofrecerme como ofrece tu fe religiosa la salvación si me muero y el sufrimiento si vivo. A este mundo no venimos a sufrir. Pero eso ya lo sabes, aunque no hagas nada por evitarlo.

Mujer: Ya te vale de mirarme de soslayo, de cambiar tus caderas de acera cuando me ves, de quererme como yo te quiero y morderte la lengua. Mujer: Ya te vale de llevarte mal conmigo como si siempre nos hubiéramos llevado mal. Y mujer: No digo que haces mal cuando actúas contra tu voluntad porque yo de política no entiendo, pero sí digo que actúas mal, o rematadamente mal, cuando lo haces contra la quintaesencia del amor. Gracias.

jueves, 13 de julio de 2017

¿Para qué estamos las vecinas?

A estas horas tenia que tener los recados hechos y ni salí de casa. No salí de casa ni tengo ganas de escribir que es peor. Que no haga los recados me sale caro (quizá mi esposa me maltrata y yo sin enterarme). Un hombre, digan lo que digan y quien lo diga, no debe hacer los recados. Pero las mujeres son las dueñas del gallinero. Suena de pena. Y mucho peor suena confesar que yo soy una de esas gallinas. De lo más humillante que hago barrer la acera desde que la vecina chismosa no me habla porque la amiga de la prima que vive en Vigo dijo que yo era un impresentable. Lo que diga la amiga de la prima vale más que las risas que nos echábamos barriendo la acera. Si después de años de cháchara inútil aún no me conoce no ha aprendido nada. ¿Cómo se puede creer a la amiga de la prima que vive en Vigo antes que a mí que siempre me tuvo a su lado para lo bueno y para lo malo. Nunca le faltó de nada? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar con un chisme sin contrastar? ¿Acaso cree que si necesita llamar a una puerta va a ir a Vigo? Probe. Llamará a mi puerta antes de lo que se imagina y con la cara de ir al cine los domingos la abriré y lo que necesite. Entonces sabrá quién es quién. ¿Para qué estamos las vecinas? Con lo que cuesta ganar la amistad de vecindad, la amistad, perderla por un bulo interesado... de risa. Si confiáramos en la honradez de las personas, si regaláramos alegría y no desaires, si impidiéramos a la permisividad tomar la delantera en nuestro quehacer nos iría mejor. Un enfoque diferente de las cosas tal vez nos enseñara el camino de la verdad. (Lamento ir a peor). Gracias.

miércoles, 12 de julio de 2017

Desahogo.

Antes de empezar a escribir lo que quiero escribir que ya se verá, confieso que he llegado al punto de decepción que desconfío de todo el mundo. Incluidos los más allegados. Eugenio, y siempre lo digo, puso el listón muy alto. No los entiendo y a mí no me comprenden, el asunto es ese y no otro, otro será, de seguir en este plan, que dé en loco.

En el mismo lugar donde nacen todas las miserias, precisamente donde el amor dejó de existir hace tiempo, nace el fingimiento en grado superior con un solo fin: separar mi cuerpo de mi mente y que me muera sin pena ni consuelo. Y lo han diseñado a conciencia porque las malas noticias no cesan. Si al menos hubiera sido sincera... Si hubiera sido uno sin una... Si hubiera sido uno sin una ya estaría en las antípodas de mis amores. Pero no, una me canta que sin uno no es nada, como el bolero. De momento, un viaje sorpresivo compensa a una de aquel quedar en casa mientras uno se fue con sus amiguitos del alma a pescar (seis meses echando cuentas e ilusión a una semana de vacaciones y con la maleta hecha otra desengaño mayor). Tal vez cuando comience la temporada de pesca se vuelva a quedar en casa. ¿Quién dijo no? Y ya me bajo que me sube la tensión y hoy está de guardia la de la bata blanca y temo lo peor. Otra que mandaría a las antípodas de mis amores. (Lo que iba a escribir que ya se verá no se vio ni se verá. A veces suceden cosas que me atarantan y luego pasa lo que pasa. Con el perdón). Gracias.

martes, 11 de julio de 2017

Soy lo que hago.

De ser lo que soy y hacer lo que más me gusta estoy encantado de la vida. Soy lo mejor y lo peor. Soy lo que hago.

-¿Verdad que hace un día hermoso?
-¿Es usted el hombre del tiempo?
-Calle, señora, no soy el hombre del tiempo, yo escribo.
-¿Y se gana la vida escribiendo?
-No, escribiendo se ganan la vida los que escriben bien, yo solo escribo. Y para llegar a fin de mes con comida en la nevera solo tengo que llegar a fin de mes. En dos palabras: no me puedo morir ni dejar que me maten.
-¿Y eso de escribir le gusta?
-Me gusta más que asistir a los entierros de los amigos.
-¿Y quién lee lo que escribe?
-No sé, dos o tres, o cuatro: media docena y alguna despistada. Más que para otros escribo para mí. En este país la gente lee poco, y los que leen son lectores inteligentes que no pierden el tiempo leyendo cosas sin importancia. Ellos, como yo, solo leemos a quien nos aporta algo interesante. Yo tampoco leo cualquier cosa. Soy un lector exigente. Si tuviera que escribir para vivir estaría muerto. La salud me permite dedicarme a hacer lo que más me gusta: soy viejo y cobro una pensión. Eso me permite escribir y elegir la lectura que más me interesa para leer. Estoy convencido que si escribiera tan bien como los escritores que leo solo escribiría y nunca aprendería. Leer lo que leo y escribir lo que escribo no guarda relación.
-Qué raro.
-Igual sí, soy lo que hago, si eso le parece raro... Hay gente que daría lo que no tiene por hacer lo que más le gusta.
-Visto así, y teniendo en cuenta que puede, parece obvio que haga lo que más le gusta.

De ser lo que hago y escribir lo que pienso sin pensar lo que escribo, y a pesar de reconocer que debo leer más y escribir menos, mi vanidad se niega y me está echando a perder como persona. "¿Dónde está la utilidad de nuestras utilidades? Volvamos a la verdad: vanidad de vanidades". (Antonio Machado). Gracias.

lunes, 10 de julio de 2017

Lección de vida sana.

Antes de que amanezca, me siento en la obligación de decir que sigo vivo y que todas las verdades que escribo son ciertas. Que hoy lunes será un día especial que cambiará los pensares de quien vive exclusivamente para su trabajo. Una mujer se mirará al espejo, se asustará de lo que ven mis ojos, dirá basta y cambiará el ritmo de su vida. La mitad de las horas del día solo estará para ella y la otra mitad para el trabajo y lo que se atraviese, incluido el amor.

Hoy ya amaneció con una lección de vida sana bajo el brazo. En los años altos sabemos que la vida nos enseña pero después de tantos años vividos para qué más. Sabemos más de lo que queremos saber. En los años altos añoramos los asuntos inaplazables porque con ellos éramos útiles y necesarios y patatán y ya no. Todo mentira. Una lección de vida sana no se debe dejar escapar se tenga diez o cien años. Y no sabemos demasiado, ni sabemos lo suficiente.

Hoy lunes, una mujer, después de un fin de semana de borrachera, ha visto amanecer un día con una lección de vida sana bajo el brazo y ha decidido aprender porque ya no es ni su sombra. Esa lección de vida es enseñanza vital que propone un cambio radical en su vida. Sus hábitos son nocivos para la salud, la salud, relajar el ritmo de sus asuntos inaplazables, estar sin dejar de estar con todas sus neuronas, esas células eléctricas que llevan a mal traer a gentes torpes de entendederas. Ansiedad, somatizar el cuerpo con saña. La lección de hoy lunes y la de otro día y otro más, tantos como el encargado de anotar el nombre de los que amanecerán mañana nos quiera regalar se debe aprender.

A partir de hoy lunes meditará cada paso. Y empezará por soñar el paso que dará al salir de casa para no equivocar el camino; el camino ha de ser tibio, y la acercará a un lugar sereno aunque no tenga destino. Un camino sin destino si es allí donde la llevan sus sueños. Y no la vencerá la pereza ni la modorra. Necesita imperiosamente dar un vuelco a su vida, andar otros caminos porque si no anda otros caminos se muere. Vivirá de manera más saludable: comerá todos los días y cuando toca; dormirá las horas necesarias, ni más ni menos. Disfrutará de la familia, porque se le ha olvidado que la familia es la familia y no los compañeros de trabajo. Recordará que siempre tuvo un brazo pegado a un hombro para lo bueno y para lo malo, y le recordarán, pues estuvo ausente, no actualizó el sentir familiar, aunque no dejó de quererlos ni perdió el tren en Navidad, que nunca estará sola. Es joven y le quedan lecciones de vida sana por aprender. Y camino por andar. Y sueños por cumplir. Y tal vez, ser coherente con la gente que más la quiere... Y ya me callo. Gracias.

domingo, 9 de julio de 2017

Renuncio a perder por quinta vez.

Después de una vida esperándote, después de acostumbrarme a esperarte, después y cuando ya creí que volverías, amor. ¿Qué puedo hacer para seguir esperándote, cómo y de qué manera? ¿Y qué puedo hacer para que no sufras?

De haber perdido una victoria, haber ganado una derrota, de saber por qué te fuiste, amor. Después de haber bebido las mieles de tu risa y tu mirada; esa voz en la distancia (el olvido no encuentra camino). Sabía que estabas ahí, allí, donde fuera, en un rincón del universo pensando en mí tal vez. Yo sabía que volverías. Entre lo posible y lo imposible y las culpas y los miedos, ay, los miedos (ya no sé si te tengo o te sueño: te quiero, amor), está la esperanza. Que no me falte la esperanza, que no, que no me falte, pero si no viene acompañada de tu risa y tu mirada no la quiero.

Seguiré doblando esquinas por las calles, deambulando sin saben si es la sombra la que va detrás o soy yo quien la persigue. Sin saber si mis pasos me llevan en procesión al encuentro del santo verdugo que cumplirá su mandato. El santo verdugo no perdona, ejecuta su mandamiento, da muerte al reo. Otro muerto al cementerio. Paz a sus restos.

Acostumbrado el santo verdugo a la inocencia, arrogante y presuntuoso. Acostumbrado el santo verdugo a no morir sino a matar, un día el azahar le dirá que pruebe su suerte y se dejará convencer y será él el muerto del cementerio. Un día el azahar ajará su vanidad. En cualquier caso será tarde para mí: Renuncio a perder por quinta vez. Gracias.

sábado, 8 de julio de 2017

Ojalá y que te vaya bonito.

Quienes saben aseguran que para perdonar hay que merecerlo, y después pedir perdón. Perdonar siempre, y, sobre todo, si hablamos de amor: En el amor nunca hay culpables. Si hablamos de amor nunca hay culpables. Aunque otro amor propicie desamor. El juego se llama amor y unas veces si gana y otras se pierde: como en la vida. Si merece la pena perder será por defender una causa justa y el amor de todas las causas posibles es superior. A pesar de saber, como se sabe, que por amor ya no se muere ni en Teruel. (Aún está por averiguar si Teruel existe). Alguien que no le ha tocado el amor ni de soslayo tal vez diría que si de perder se trata ni en el amor. Cuando se ama hasta las trancas no hay vida que valga, no hay ganar y perder, no hay amor fallido ni otros versos. Quien ama por amor y resulta amor fallido, ponderados los horrores cometidos, razonamientos triviales, disculpas y otras lamentaciones, solo el amor da sentido a la vida, por lo tanto y en virtud de la experiencia adquirida, vuelta a empezar. En el amor no hay culpables y ya vale de cantar tristezas. Que el olvido se lleve lo feo y se quede lo hermoso hasta que escampe un nuevo o viejo amor. Nunca es tarde para el amor (aunque haya quien prefiera la desmemoria contra el olvido para que no vuelva). Si no fuera cierto o estuviera equivocado recomiendo: "El futuro fue ayer", de Torcuato Luca de Tena.

Aflicciones las justas: el futuro no sé cuando será y si vendrá de la mano del porvenir con todas las promesa rotas o por cumplir, pero no fue ayer: El futuro no fue ayer porque cualquier tiempo pasado fue peor. Amor: no permitas que una derrota te derrote. Amanecerá otro día, no mires atrás: la decisión es tuya. Ojalá y que te vaya bonito. Gracias.