domingo, 20 de agosto de 2017

Sinrazón.

Habrá o no razones para creer en Dios, pero cada día hay menos para creer en el ser humano. Odio, ira, venganza: mi capacidad de compresión no alcanza estos extremos. A más viejo más torpe de entendederas o más complicado me lo ponen, a pesar de saber que el ser humano nunca se llevó bien con lo naturaleza. Pregunto, me enseño con libros de materias diferentes, comparo situaciones parecidas y no encuentro explicación. El orden en el que creo es amar primero y luego ya veremos. Amar primero. Porque si uno no ama dos no se aman. La convivencia se complica cuando queremos imponer nuestras creencias, religiones, ideas o lo que sea. El adoctrinamiento nunca fue camino.

Ian me ama, me da patadas pero me ama. Me ama a cambio de un helado, un caramelo o cuando se hace daño. Ian me ama. El amor es interesado a veces, caprichoso; el amor no es para siempre. Hay quien me conoce de ayer y me ama, y hay quien me conoce de siempre y no me ama. O ya no me ama. Hay razones para creer en Dios, pero cada día menos para creer en el ser humano. Y su capacidad tolerante.

Para creer en Dios es necesario tener fe y dar por cierta su Palabra. De mano ya digo que creo en su Palabra porque la historia la escriben los que ganan y yo no quiero perder si puedo ganar. Hasta que la Palabra de Dios no fue dicha no hubo nada, ni universo, ni peces en el río, ni cabras en el monte, ni hombres y mujeres. Ni ciruelos, con perdón. El amor no tiene fronteras pero hay exiliados y extranjeros y sintecho. La fe y el amor es invento humano, por lo tanto, si hay que ir a la guerra yo me rindo. Gracias.

sábado, 19 de agosto de 2017

A Dios pongo por testigo.

¿Alguien sabe cuándo acaban las fiestas en el pueblo de Patricia? No se trata de que la gente no se divierta, que la gente se divierta y sea feliz, pero mi cabeza retumba de tal manera que está a punto de estallar. Las trompetas y los tambores, los petardos. Y porque Cristo ya vino. ¡Sí, Cristo ya vino, yo lo vi, lo llevaban los costaleros de un sitio para otro!. Después de tanto esperar, ¡Cristo viene pronto!, cuando vino, con ese vapuleo y el para y tira sin venir a cuento se irá para no volver. Adiós a las bondades, a las expectativas de vida sana, al amor, a los sueños más hermosos, a la esperanza de ver amanecer un día mejor. Ya no habrá consuelo y podrá irnos mucho peor. Y Jesús decía: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". (Lucas 23:34). Si es por mí, que el Padre los perdone, pero saben lo que hacen. Los mariachis que me cantaron con voz cazallera "Las Mañanitas" a las seis de la mañana lo saben. Gracias.

viernes, 18 de agosto de 2017

Barcelona.

El terrorismo yihadista golpea a España.

Catalunya dolorida llora lágrimas de sangre y se convierte en la voluntad mundial por la paz. Somos lo que amamos, y amamos la paz.

Breve y bueno.

Una amiga de antes (antes de dejar de ser musa para ser poesía), me dijo que cuando escribía largo se trabucaba y se perdía. Eso es cierto, hasta yo me pierdo, y no es la primera que me lo dice, pero solo a ella le haría caso. Y se lo haré si consigo que mi ordenador que me ordena me deje escribir breve y bueno. No va a ser fácil. Sobre todo en un país que naufraga en su propio bostezo. Yo siempre quise ser breve y bueno y despertar el interés de quien me lee, y no digo que en un descuido de mi ordenador que me ordena algún día lo conseguí, pero si así fue, no tuve nada que ver. Si escribo de amor acabo llorando a lágrima viva perdido por un atajo en Les Seniaes. Si escribo de Rajoy acabo gritando pegado al primer naranjo que me encuentro en Les Seniaes. Si hablo de alguien, sin nombre para despistar, porque quiero y no puedo, de nuevo acabo en Les Seniaes buscando la inspiración que disponga en orden mis ideas. Si tropiezo con una mirada clavada en el suelo y no encuentro palabras decidoras... Si me buscan pregunten por Les Seniaes, pero no es menester que me busquen, no me encontrarán, yo solo me pierdo en absurdos comentarios que empiezo y no sé cómo acabar. Escribo largo y me pierdo. Creo que sería mejor empezar y no acabar. O simplemente dar las gracias. O dejar la página en blanco y que cada cual imagine lo que un escritor de talento escribiría. Creo que sería mejor escribir entrelineas. De cualquier forma lo mío es gana, desgana no es porque pongo interés. "El Pampa", José Larralde, diría que no aprendí a resbalar cuesta arriba. Será entonces que cuando escribo me vengo arriba y no bajo ni caigo. Gracias.

jueves, 17 de agosto de 2017

Otra ausencia entristece mi vida.

Ya no es mágico nuestro mundo.
La desmemoria se ha hecho presente como enfermedad incurable y ha levantado un muro infranqueable entre los dos. Se diría que dos se fueron alejando sin darse cuenta y sin darse cuenta fueron perdiendo lo que más querían:
El uno al otro.

¿Cómo me dices eso?

La desmemoria causa estragos al psique cuando uno intenta recordar lo que perdió.
Nos fuimos alejando, amor, queriendo o sin querer, eso es todo.
No habrá caminos, no habrá distancia, no habrá recuerdos, no habrá esperanza.
Todos los despojos de nuestro amor inmarcesible cubiertos por una losa de mármol.
Como si fuéramos dos difuntos desconocidos.