miércoles, 21 de febrero de 2018

Dicen los viejos.

Dicen los viejos que antes la palabra se tasaba en oro. Es de suponer que cotizaba en la bolsa de los valores. Ahora la palabra no vale sino para quedar en un bar a tomar una copa. Dicen los viejos que antes si echabas una promesa a andar te podías dar por exiliado si no la cumplías. La sociedad en general te repudiaba. Preservar la reputación era todo y todo tenía que ver con la palabra dada. Por cierto, ayer, paseando con Enol por Les Seniaes vi a dos hombres caminando en amena conversación y se trataban de "don" y "usted" y parecían amigos. Joder, dona, qué bajo hemos caído (el futuro fue anteayer). Dejo un mensaje escrito por si en un descuido alguien entra en de soslayo y me lee: Si una palabra dada o una promesa echa a andar y no se cumple, anula la voluntad y oscurece lo que toca. Gracias.

martes, 20 de febrero de 2018

Porque a veces esperar...

De paseo con Enol por Les Seniaes me pareció buena idea hacer camino hacia el río para saber si siguen quemando los huesos del osario en el cementerio. Cada loco con su tema. Recuerdo un artículo que leí en la peluquería que por sabelotodo, intolerancia o lo que sea, los viejos ocultamos nuestras mayores decepciones. Qué dificil es llegar a viejo sin venir a cuento y no ser capaz de coordinar el pensamiento o simplemente recordar, porque, para darle sentido a la estupidez del cementerio, estaba el enterrador echando unas paladas de tierra en una sepultura y le pregunté si la gente se moría más o menos desde que era enterrador. Otra ocurrencia parecida a la de ser viejo, y ya me explico:

-¿De dónde viene para hacerme esa pregunta?
-De Les Seniaes.
-Pues vuelva por donde ha venido si ama la vida, no desperdicie el tiempo ni de lo que está hecha en el cementerio.

El tiempo que da vida es un concepto de magnitud física. También aquello que ampara lo que hicimos o queremos hacer. Los besos que damos o robamos, los abrazos inesperados, las personas que hemos mirado de soslayo... Los horrores que hemos cometido e ignorantes no reconocemos o las caricias que nos despiertan en la noche desvelada. Todos tenemos un pasado, pero nada que ver con la tragedia luctuosa que anuncia un enterrador respecto a la vida. Me salva vivir en Les Seniaes y poder aplicar los infinitivos de Einstein para que se junten las vidas paralelas. Y huir de mí mismo cuando sea necesario, o esperar, porque a veces esperar es la única forma de ir hacia delante. Gracias.

lunes, 19 de febrero de 2018

Como si yo tuviera algo que ver.

Días tiene uno entre la mosca cojonera de mis oídos y lo que no viene a cuento porque solo a mí interesa que mejor sería no salir a la calle aunque lloviera. La noche se ha desvelado, la incoherencia acecha y el que vive en mi cabeza sonríe. (Será del PP). Dinero sobra, falta que lo repartan mejor: recuerden que vivo en Valencia y el PP siempre está de fiesta. Y bien por los jueces, que desde septiembre que ardieron los juzgados de Valencia ¿accidente o atentado? andan por sus despachos con casco y ropa de campo. Y no diría yo que también chaleco antibalas. Perdón, uno lleva a otro y luego pasa lo que pasa. Me apeo, asuntos inaplazables reclaman mi presencia. Deséenme suerte. Gracias.

domingo, 18 de febrero de 2018

Una esperanza lleva tu nombre.

Trastornados de rencores quienes te hacen daño se vomitarán. Pues claro, de algo hay que morir. Se puede morir de pobreza y enfermedad (maldita redundancia), dolor de alma, soledad mal llevada... Nos tenemos que morir... Pero no de sed junto a una fuente... Si un poeta no se da a conocer y su poesía no se explica, porque la poesía se entiende o no pero no se explica. ¿Qué puedo hacer para que no sufras? Mereces mejor suerte y no solo porque yo te quiero, al menos mereces el respeto que te niegan. Una esperanza lleva tu nombre y la Magdalena me ha confiado su entrega.

Una esperanza con tu nombre te (¿nos? puede salvar. Sin dejar de pensar como posible que hoy puede ser el último día que te escribo, la luz del alba es tuya, como lo es el poder resolver a tu (¿nuestro? favor y lo que conlleva (no te engañes, resolver en contra no es opción). Hoy, aquí y ahora, te entrego una esperanza que lleva tu nombre: aférrate a ella con todas tus fuerzas. (Carecer de algo necesario no es estar vacío: Todo tu potencial sigue intacto). Gracias.

sábado, 17 de febrero de 2018

El amor que encoje pupilas.

El humano ser valora los errores personales como deslices y los ajenos como atrocidades. Eso es así de toda la vida. Don Ramón de Campoamor dijo: "En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal conque se mira". Sin embargo, Don Ramón de Campoamor no consideró el amor que encoje pupilas. El amor todo lo puede y un error personal incentiva la creatividad y se convierte en intención sabia. El amor que encoje pupilas es el acaecimiento salvador que toda aquel desea cuando faltan palabras para revertir su suerte y alcanzar la paz de alma. De cuando en vez el sentido común tan poco común se echa de menos. La realidad sentencia culpable porque lo que uno desea lo desea otro. (¿Por dónde quieres que empecemos? Nunca es tarde y por ti soy capaz de todo). Gracias.